ALMEDINILLA

ALMEDINILLA

Este encantador pueblo ofrece originales atractivos gastronómicos relacionados con la cultura romana y el aceite. Destacan: El ecomuseo del río Caicena con su Sala del Aceite, donde se realiza un completo recorrido por la cultural del olivar, y las jornadas gastronómicas romanas, donde se podrá degustar la cocina romana, extraida del recetario de Marco Gavius Apicius del s. I, amenizadas por representaciones teatrales de la época.

BENAMEJI

BENAMEJÍ

Entre los platos de la cocina de este bello pueblo de la Subbética destaca el Remojón, elaborado a patir de naranjas, bacalao y huevo duro. Benamejí es también tierra de buenos melones que podrá adquirir en la misma carretera de acceso al pueblo

CABRA

CABRA

Como es característico en la comarca, los derivados del cerdo obtenidos a partir del ritual de la matanza, son muy apreciados, así como el aceite de oliva. Respecto a este último, podrá conocer aún más el museo del aceite <<EL MOLINO VIEJO>>.

De Cabra no podremos marcharnos sin haber degustado antes en algunos de sus numerosos restaurantes y mesones las aceitunas al estilo egabrense, así como los pestiños, roscos de vino o bizcolates de las monjas Agustinas, elaborados y comercializados en el convento de esta orden.

CARCABUEY

CARCABUEY

En este pintoresco y simpático pueblo el aceite y el membrillo son parte de su cultura tanto como de su gastronomía, así como los derivados del cerdo y la repostería donde se elaboran estupendos roscos de vino y rosquetas de huevo.

DOÑA MENCIA

DOÑA MENCÍA

El guiso de habas conocido como <<cocina>>, el <<apagaillo>>, los tomates guisados y el salmorejo son sólo algunos de los platos típicos de la cocina menciana. El vino, la repostería y los quesos de cabra poseen reconocida fama y tradición en este bello pueblo situado entre las Sierras Subbéticas y la Campiña cordobesa.

ENCINAS REALES

ENCINAS REALES

Encinas Reales, junto a otros municipios, cuenta entre su gastronomía con una de las bebidas más peculiares y fuertes de la Subbética, el arresoli, elaborada a partir de anís seco y café al que también se le puede añadir hierbaluisa. Esta bebida, perfectamente, puede concluir una agradable comida que tenga al Estofado de patatas, (cocinado con costillas de cerdo, trozos de ternera, pimientos, cebolla y tomate),como plato principal.

fuente tojar

FUENTE TÓJAR

La tierra de los Danzantes ofrece al viajero exquisitos productos derivados del cerdo y un aceite de alta calidad amparado por la Denominación de Origen de Priego de Córdoba. En la segunda semana de agosto podrá disfrutar de un fin de semana organizado por la Asociación Gastronómica Amigos de la Alcaparra, donde podrá beber (cerveza o vino tinto) sin mesura a un módico precio, acompañado de un típico y suculento plato de la cocina del pueblo.
El relleno de carnaval o la sopa sobrehusa son sólo algunos de los platos más deliciosos de Fuente Tójar.

iznajar

IZNÁJAR

La gastronomía iznajeña se encuentra muy relacionada con la época del año; así pues, en Noviembre y Di- ciembre son típicos los platos derivados del cerdo obtenidos de la matanza, como las mohejuelas: guiso ela- borado a partir de las visceras y los sesos del cerdo. En carnaval, el protagonista es el relleno: embutido de huevo, pan rallado, trozos de jamón y pechuga de pavo. En navidad, se cocinan las tortillitas, los rosquillos amlmirabados y los mantecados caseros.

En Semana Santa, destacan exquisitos dulces como los pestiños y los huevos de santo.

lucena

LUCENA

Dentro de la gastronomía lucentina destacan las roñas de habicholones, la ensalada de coliflor y pimientos, los tomates rellenos de arroz, la tortilla al charco, y las naranjas picás como platos populares. En lo que respecta a los dulces, los turrones y frutas escarchadas de Primitivo Picó, los hojaldres, los mostachones, las magdalenas, y los pestiños ocupan un importante lugar en la cocina de la ciudad del mueble de la Subbética.

Los vinos de Vibora, Torres Burgos o Aragón riegan y acompañan todas las comidas y aperitivos en los mesones, tascas y restaurantes. Además, Lucena cuenta con una original y completa ruta de tapas que le permitirá degustar la gastronomía local.

LUQUE

LUQUE

Luque posee una de las gastronomías de la Comarca más interesantes y atractivas para el viajero. Como es natural en la Subbética, el aceite, amparado por la Denominación de Origen de Baena, se encuentra en casi toda la gastronomía local.

La bebida típica de Luque es el resol, elaborada a partir de anís, café y canela.

Roscos, piñonates, cachorreras… son sólo uno de los ejemplos de la cocina tradicional de este bello pueblo.

gastronomía de Palenciana

PALENCIANA

La oferta gastronómica de Palenciana se centra en platos como la porra crúa o las roñas, teniendo a los bo- rrachuelos, los rosquillos y las tortillas navideñas como dulces tradicionales.

PRIEGO

PRIEGO DE CÓRDOBA

Al igual que en el resto de los pueblos de la Subbética, la gastronomía se centra en los derivados del cerdo, el aceite y los dulces,entre los cuales, la estrella es el turrolate, cilindro de tierno chocolate puro o con almendras de gran sabor y aroma.

Platos populares degustables en los restaurantes son las alcachofas rellenas, el relleno de carnaval o el chivo al ajllo pastor.

RUTE

RUTE

Rute es, posiblemente, el municipio con más tradición gastronómica de la Subbética; así lo constantan sus numerosas empresas familiares dedicadas a la alimentación.

Además del aceite y los derivados del cerdo, la oferta de la cocina ruteña se completa con sus famosos anisados y licores y sus dulces navideños, de los que el viajero podrá degustar y conocer todo lo relacionado en los museos del jamón, mantecados, anís y mantecado, turrón y mazapan.

La cocina tradicional de Rute se completa con los chicharrones, los guisos de caracoles, la sopa de gato o el potaje de perdiz.

gastronomia de zuheros

ZUHEROS

Zuheros ofrece una variada y apetitosa cocina local. Platos típicos como las cachorreñas, el chivo en salsa, o los “mojetes” son un perfecto complemento para el visitante que busque tradición, historia y descanso o emociones fuertes en este pintoresco y fascinante pueblo de casas blancas. Sus afamados quesos, de cabra y de oveja, y sus dulces típicos, como el cuajado, los pestiños o los roscos de vino , completan su amplia gastronomía.