Ingredientes:

– 1/4 k. de magro
– 1/4 k. de pechuga
– 1/4 k. de ternera
– 1/2 cuarto de jamón
– Sangre de ave
– Nuez moscada
– Pimienta molida y en grano
– Huevos
– Pan rallado
– Almendras
– Laurel, perejil, sal
– Ajos
– 1 copita de vino viejo o coñac
– Aceite y agua

 

Preparación:

  1. Picamos la carne de magro, pechuga, ternera y jamón. En un almirez machacamos unos ajos con sal y nuez moscada, se deslíen con una copita de vino viejo o coñac y se lo echamos a la carne.
  2. Seguidamente ponemos los huevos crudos y el pan rallado y amasamos todo para obtener una mezcla algo más dura que la de las albóndigas.
  3. Formarmos un bolo y lo partimos por la mitad; una parte la aplastamos con las manos a modo de tortilla alargada y sobre ella colocamos una tirita de sangre (hervida previamente con sal) a cada lado, en el centro rodajitas de huevo duro; con la otra mitad, aplastada y hecha como la primera, tapamos la sangre y el huevo y le damos forma de bolo.
  4. Freímos y después ponemos en una olla a hervir con agua, un poquito del mismo aceite frito, unos ajos asados, pimienta, laurel, perejil y sal. Una vez que los bolos se enternecen lo sacamos para servirlos en frío.