Lucena Barroca

El sur de Córdoba constituye un hito para el conocimiento de arte barroco. Lucena, Priego y Cabra son esenciales para conocer su desarrollo. El barroco cordobés alcanza su máxima expresión en el imponente Sagrario de San Mateo, también considerada auténtica catedral de la Subbética.

Dentro de Lucena Barroca encontramos diferentes monumentos en los que podemos disfrutar de este arte en todo pleno esplendor.

En primer lugar, encontramos el Sagrario de San Mateo, que se encuentra dentro de la Iglesia que lleva su mismo nombre. La construcción de dicho Sagrario se llevó a cabo entre los años  1722 y 1740 sobre trazas del arquitecto lucentino Leonardo Antonio de Castro. Actualmente, el Sagrario de San Mateo, se considera una joya del barroco cordobés y una de las obras escultóricas más importantes del barroco andaluz. Presentando, una magistral portada de jaspe negro, rojo y blanco realizada por el célebre maestro Juan del Pino Ascanio, natural de esta ciudad .La Capilla, presenta una planta octogonal, en cuyo alzado se levantan cuatro robustos machones, que a modo de pilastras sustentan cuatro pechinas.En cuanto a la decoración del  Sagrario de San Mateo, fue encomendada al escultor local Pedro de Mesa y Gutiérrez. Dicha decoración del Sagrario se caracteriza por estar repleto de símbolos eucarísticos, doctores de la Iglesia, santos relacionados con la devoción del Santísimo Sacramento, espejos o elementos ornamentales de carácter vegetal o geométricos. 

En segundo lugar, podremos embelesarnos del arte barroco del siglo XVIII, con el Palacio de los Condes de Santa Ana, ubicado en pleno casco histórico de Lucena y que actualmente sirve de sede al Centro de Interpretación de la Ciudad. La construcción de este palacio, fue a cargo de la familia Mora-Saavedra, que se cree que tuvieran posibles orígenes judeoconversos. Dentro de este palacio, destaca su alargada fachada con dos cuerpos de altura, de sillares y ladrillo, sus dos patios de planta cuadrada y composición estilística poco convencional y su hermosa escalera con tres tramos de peldaños que se cubre por una bóveda decorada con unas aparatosas yeserías de un incipiente rococó. 

En tercer lugar, podemos continuar visualizando el característico estilo barroco en la Casa de los Mora, cuya construcción data en el siglo XVI. El edificio sería un convento dominico,una fábrica de anises, un molino de aceite e incluso una bodega hasta que pasó en el año 1844 a la propiedad de Juan de Navas García. Actualmente, conserva un espléndido patio manierista porticado de medio punto, columnas sobre basamento de pedestal, así como, diferentes salas expositivas como puede ser la dedicada al bronce o  la escuela.

En cuarto lugar disponemos de La Iglesia San Juan de Dios,considerada otra de las joyas del Barroco,de las que dispone la localidad de Lucena, debido a su nave con bóveda de medio cañón con lunetos que culmina en una cúpula adornada con yeserías. Esta iglesia, fue construida en el año 1565 por deseo expreso del propio Santo. En el año 1747,por iniciativa del General de la Orden, Fray Alonso de Jesús y Ortega, se mandó a realizar su edificación como hospital e iglesia donde participaron José de Bada y Navajas ,Francisco Álvarez y los hermanos Pino Ascanio. Actualmente, el antiguo hospital es una residencia de mayores, que cuenta con un gran patio central y un claustro decorado con azulejos de Manises del año 1754.  

Por último, nos trasladaremos hasta la cima de la Sierra de Aras donde se alza el Santuario de María Santísima de Araceli, donde podemos visualizar el barroco andaluz en su mayor esplendor en la cúpula del crucero del propio Santuario, ornamentada con yeserías talladas con símbolos marianos, angelotes y motivos vegetales, estando algunos decorados en azules, rojos y dorados, diseñada por Leonardo A. de Castro Hurtado y realizada en 1722 por Antonio de Rivera.